EL VOLUNTARIADO, UN RASGO DE NUESTRA IDENTIDAD

1 el-voluntariado-crecimiento-solidaridad-L-1vKTcj

1 el-voluntariado-crecimiento-solidaridad-L-1vKTcj

El voluntariado no sólo supone una importante reducción de costos que permite que la mayor parte de los recursos vayan a las personas que más lo necesitan, sino que además es germen de una cultura alternativa: la cultura de la solidaridad.

Ser voluntario no es sólo por unas horas, sino un talante que impregna la vida entera. No cabe la doble vida de ayuda por unas horas mientras el resto del tiempo está guiado por el arribismo y la búsqueda del máximo lucro posible.

Ser voluntario es una forma excelsa de seguimiento de Cristo porque prolongan en el tiempo y en el espacio los cuidados de Jesús a los enfermos y marginados.

El voluntariado acrecienta la dignidad de quien lo ejerce y hace crecer a todos. El voluntario, al ayudar, descubre que también él es ayudado. Por eso es una escuela de vida para los jóvenes… y para todos.

Por esto, el voluntariado es un rasgo de nuestra identidad como Itaka – Escolapios.