Campañas

EN TUS MANOS

La campaña de solidaridad de Itaka-Escolapios aborda este año un nuevo e ilusionante reto: dirigimos nuestras miradas y esfuerzos a la República Democrática del Congo, un país en pleno corazón de África que encarna como ninguno la fuerza, la riqueza y los sueños del continente, aunque también sus graves problemas e injusticias.

Los escolapios llegaron a la R.D. Congo en fechas aun recientes, en 2014, para llevar a este rincón del mundo la misión educativa, social y pastoral comenzada por Calasanz y que tanta falta hace. Una presencia que es inicialmente pequeña -en la capital Kinshasa y en Kikonka-, aunque llamada a dar mucho fruto e ir extendiéndose a otros lugares del país. Actualmente, las Escuelas Pías en la RDC forman parte de la provincia escolapia de África Central, junto a Camerún, Guinea Ecuatorial y Gabón, países que así mismo viven una dinámica de crecimiento en la misión, y en los cuales está también presente Itaka-Escolapios desde hace tiempo, acompañando este proceso e impulsando numerosos proyectos.

Con todo ello, se hace necesario en este momento dar un fuerte empujón solidario a la misión en Congo y esta campaña es una gran oportunidad para ello. Queremos dar a conocer la importante labor que los escolapios realizan ya en este país, y también los planes para que dicha labor crezca en el futuro. Algo que solo será posible si cuentan con el apoyo de quienes nos sentimos corresponsables de esta gran tarea.

La misión escolapia en la República Democrática del Congo se desarrolla en un contexto especialmente difícil, por la gran inestabilidad política y la persistencia de graves carencias para la mayor parte de su población, que vive en la pobreza. Es por eso también que el trabajo allá es tan necesario. No olvidemos que RDC se halla entre los países con desarrollo humano más bajo (puesto 176 de 189), lo cual es la dolorosa demostración de cómo los enormes recursos naturales del país no redundan en beneficio de su gente, sino más bien al contrario: son causa de mayor desigualdad, de injusta explotación, de conflictos sociales y guerras alentadas por poderosos intereses ajenos al país…

Pero la realidad de la R.D. Congo, afortunadamente, no se reduce a esta imagen de negatividad: el país posee un gran potencialidad cultural y humano gracias al que cabe aspirar a un futuro mejor, que ha de ser construido con la ayuda especialmente de la educación. Y como ejemplo de lo mucho que puede enseñar y aportar al mundo, tomamos el ritmo de su música, ese lenguaje que con tanta facilidad traspasa fronteras y que nos ayuda a conectarnos unas personas y otras, unos pueblos y otros. La música tendrá pues un papel importante en esta campaña que nos “enredará” a Itaka-Escolapios con los ritmos del Congo.

Siguiendo el lema de este curso, la campaña de solidaridad pone EN TUS MANOS -nuestras manos- los desafíos y necesidades de la misión escolapia en la R.D. Congo. Y junto a ello, los sueños de tantas niñas, niños y jóvenes que son los verdaderos protagonistas de nuestros proyectos allá. Para que gracias a la participación y la solidaridad de toda la red Itaka-Escolapios puedan tener en sus manos el futuro que se merecen, tanto ellas y ellos como su país.