2012-2013 LA PAZ OS DEJO MI PAZ OS DOY

Hay muchas metas legítimas en nuestra sociedad. La paz es una de ellas. Pero, sobre todo, la paz y la no violencia son el camino digno para conseguirlas y son criterio para valorar las mismas metas. La existencia de víctimas mancha cualquier objetivo que pretenda ser bueno y digno.

Desde que en 1964 se estableciera el 30 de enero (aniversario de la muerte del Mahatma Gandhi) como Día escolar de la No Violencia y la Paz se recuerda  en todo el mundo la necesidad de la educación para la tolerancia, la solidaridad, el respeto a los Derechos  humanos, la no violencia y la paz. El lema de este día es: “amor universal, no-violencia y paz. El amor universal es mejor que el egoísmo, la no-violencia es mejor que la violencia y la paz es mejor que la guerra”.

La defensa del cumplimiento de los derechos humanos para todos los pueblos nos incumbe a todas y todos. En este sentido la sociedad civil se ha de concienciar cada vez más de la gran responsabilidad que tiene en la construcción de un mundo más justo. Por una parte, como ciudadanía estamos obligados a exigir ante los diferentes organismos políticos y sociales nacionales e internacionales; pero por otro lado, como consumidores sustentamos muchas de las dinámicas económicas y sociales que están produciendo en la actualidad la mayoría de los desequilibrios económicos y conflictos sociales de nuestro mundo.

Muchas veces resulta difícil ver nuestra parte de responsabilidad en todo esto, y sobre todo, ser conscientes que nuestra actuación al respecto es importante, ya que sí tiene incidencia en la defensa de los derechos humanos y sociales.

Es necesario buscar fórmulas para trabajar una EDUCACIÓN EN VALORES que, progresivamente y desde la infancia, lleve a planteamientos de compromiso y participación de la sociedad civil en los problemas sociales que nos rodean e incumben a todos. La Escuela es un lugar privilegiado donde poder desarrollar este tipo de actividades, debido a su potencial transformador sobre la persona. La formación para la paz, la cooperación y la solidaridad entre los pueblos es, una de las principales finalidades que debe plantearse en nuestras escuelas.

Desde que en 1984 se celebrase la primera semana escolar por la paz hemos venido aumentando su difusión. Os invitamos una vez más a cambiar el mundo desde nuestro día a día con cada paso de nuestro caminar por la vida.

“En definitiva ¿dónde empiezan los derechos humanos universales? Pues en pequeños lugares, cerca de nosotros; en lugares tan próximos y pequeños que no aparecen en los mapas. Pero esos son los lugares que conforman el mundo del individuo: el barrio en el que vive, la escuela o la universidad en que estudia; la fábrica, el campo o la oficina en que trabaja. Esos son los lugares en los que cada hombre, mujer y niño busca ser igual ante la ley, en las oportunidades, en la dignidad sin discriminación. Si esos derechos no significan nada en esos lugares tampoco significan nada en ninguna otra parte. Sin una acción decidida de los ciudadanos para defender esos derechos a su alrededor, no se harán progresos en el resto del mundo”

Eleanor Roosvelt.- “En nuestras manos”, discurso pronunciado en Marzo de 1958, con  ocasión del X aniversario de la Declaración Universal de Derechos Humanos.