«LA PAZ OS DEJO MI PAZ OS DOY»

Nuestro concepto de paz e inspiración para trabajar por ella surge de la experiencia de fe en el Dios de Jesús de Nazaret. El Evangelio desde su inicio a fin proclama transversalmente la apuesta por la Paz y la Justicia, apuesta por la construcción de un mundo “como Dios manda”.

El evangelio comienza con el mensaje de la Navidad “Gloria a Dios en el cielo y Paz a los hombres que tanto ama el Señor” Lc 2, 14.

Continúa mostrándonos cómo construir una Paz basada en la no-violencia, perdón, reconciliación o la justicia entre otros valores.

Nos ofrece un modo de vida basado en las Bienaventuranzas “Bienaventurados los que trabajan por la paz, porque ellos serán llamados hijos de Dios” Mt 5,9.

Nos dió un mandamiento “Amaos los unos a los otros” Jn  13, 34.

Y conntinúa con nosotros y nosotras deseando que “La Paz esté con vosotros”  Lc 24, 36.

Os invitamos a entrar en cada una de las citas y a que reflexiones y oréis entorno a la paz con esos pasajes de los Evangelios.