Campañas

Itaka-Escolapios y su presencia en los “trastéveres” del mundo

Calasanz

Más de mil millones de personas en el mundo residen en zonas marginales, en su mayoría son menores de 25 años que viven en países empobrecidos.  Son personas que se ven condenadas a una vida carente de los derechos más elementales y en muchas ocasiones sin esperanzas a acceder a una educación de calidad que les permita mejorar su situación.

José de Calasanz, en la primavera de 1597, se siente llamado hacia los niños pobres y abandonados del Trastévere. Allí, entre los más pobres de Roma, en la sacristía de una parroquia funda la “primera escuela popular y gratuita de Europa”

Más de cuatrocientos años después los escolapios seguimos fieles al carisma de Calasanz haciéndonos presentes en las zonas más necesitadas de los países empobrecidos. Los centros socioeducativos, escuelas, centros de formación profesional, se convierten, al igual que la escuela de Santa Dorotea en el Trastévere, en el corazón y vida de muchas poblaciones humildes y vulnerables.

Presentamos a continuación la realidad de los barrios y de los proyectos que desde Itaka-Escolapios desarrollamos en Camerún, Bolivia, India, Venezuela…

CAMERÚN

Itaka-Escolapios centra, principalmente, su actividad en Camerún en el apoyo a una red de escuelas primarias en las ciudades de Bafia, Bamenda y Bamendjou.

En Bafia, en el barrio Quartier Résidentiel donde se sitúa la escuela con su comedor infantil, residen unas 9.000 personas, siendo la población infantil muy numerosa (alrededor del 37%). Está situado a las afueras de la ciudad, en lo que hasta hace poco era un bosque. La población se dedica a la agricultura de subsistencia, existiendo muy pocas casas de construcción sólida. El nivel económico es muy bajo, lo que dificulta enormemente el progreso escolar al alumnado por los escasos recursos y las condiciones de estudio para los niños y niñas que mayoritariamente viven en casas de una sola habitación, hechas de ladrillo o adobe sin luz eléctrica ni agua.

En la ciudad de Bamenda se localizan tres escuelas y comedores escolares gestionadas por Itaka-Escolapios: Futru, Mbelem y Menteh. La mayor parte de la población vive, en un hábitat muy disperso en las zonas limítrofes de la ciudad, cultivando pequeños huertos. En esta zona las familias registran dificultades para mantener al elevado número de hijos. Los menores ayudan en las tareas familiares y no siempre tienen la alimentación diaria necesaria para el esfuerzo físico e intelectual que les exige sus obligaciones familiares y escolares.

En Bamendjou la mayoría de la población vive de la agricultura de subsistencia, los índices reflejan que más del 50% de la población está desempleada y que la integración laboral de las mujeres es casi nula. En este contexto Itaka-Escolapios gestiona seis escuelas de primaria con sus respectivos comedores escolares, dirigidas por los escolapios: Bamendjou, Toba, Latsit, Mboum, Toumi y Ndang.

BRASIL

Itaka-Escolapios está presente en tres ciudades de Brasil: Governador Valadares, Belo Horizonte y Serra, donde gestiona tres Centros Socio-Culturales.

En Governador Valadares, el centro se sitúa físicamente en el popular barrio de Santa Helena lugar dominado por la pobreza y la precariedad económica que marcan significativamente la vida de sus habitantes con especial crudeza para niños, niñas y jóvenes.

En la micro-región de São Paulo-Goiânia, del municipio de Belo Horizonte, Itaka-Escolapios gestiona otro de los centros socioeducativos de Brasil. Construido para aglutinar y multiplicar la labor desarrollada en numerosos locales dispersos por los barrios más necesitados. Realiza actividades culturales, formativas, de ocio y de asistencia social para los habitantes de un entorno marcado por la pobreza, el analfabetismo, el trabajo infantil y numerosos problemas de   toxicomanía.

El centro de la ciudad de Serra da servicio a la población de los distritos de Feu Rosa y Vila Nova de Colares, marcados por altos niveles de violencia y bolsas pobreza. Barrios surgidos por el desplazamiento de las poblaciones de las aldeas y los barrios marginales de la ciudad de Victoria.

VENEZUELA

Impacto, El Trompillo y La Lucha son tres barrios populares de las ciudades de Valencia, Barquisimeto y Carora en los que está presente Itaka-Escolapios.

En el Barrio Impacto, en el Sector La Loma de la zona sur de la ciudad de Valencia, la labor educativa de Itaka-Escolapios se centra en el proyecto educativo de menores con necesidades educativas especiales. En este barrio, fruto de la inmigración provocada por la industrialización de la ciudad, las condiciones de vida son precarias por la ausencia de servicio básicos ligados a la salud o la educación.

El Barrio del Trompillo está situado en la periferia de la ciudad de Barquisimeto, junto a la circunvalación norte de la ciudad. Se enmarca dentro de los cinturones de pobreza que rodean a las grandes ciudades latinoamericanas. El barrio, que nace a consecuencia de las invasiones llevadas a cabo por emigrantes del campo, se divide en cuatro sectores en el que habitan cerca de 12.000 personas. En este barrio Itaka-Escolapios gestiona un Liceo que pretende paliar la ausencia de instituciones educativas.

En uno de los sectores con mayores necesidades socioeconómicas de la ciudad de Carora, el barrio de La Lucha, se ubica el proyecto del Centro Comunitario Calasanz. La comunidad, está enmarcada en una zona carente de los servicios básicos, dónde el 70% de las viviendas son construcciones de lata, inestables e inseguras. La mayoría de la población se sitúa entre los 15 y los 25 años, siendo comunes las madres a cargo de familias monoparentales en situación e pobreza crítica.

INDIA

Kamda es una población de cerca de 10.000 habitantes en la que Itaka-Escolapios gestiona una escuela y un internado. Se compone de pequeñas casas muy alejadas entre sí, formando “Tolis” (pequeños barrios rurales) de difícil acceso ya que la mayoría se comunican por senderos entre la selva y terreno escarpado. Todo el área está habitada por familias pertenecientes al pueblo “Munda”, una de las muchas tribus índicas llamadas de manera genérica “adivasis”. Han vivido aislados y marginados por siglos, con escasos recursos, ingresos promedio de 0,73 € al día; sus condiciones de vida son en la gran mayoría de extrema pobreza: sin energía eléctrica, instalaciones hidráulicas o gas. Las casas son generalmente de suelo de tierra, de paredes de adobe y techo de adobe y paja.

BOLIVIA

La actividad de Itaka-Escolapios en Bolivia se centra en la atención educativa de tres de las zonas rurales más deprimidas de los Andes.

En Anzaldo, municipio cercano a los 10.000 habitantes (con un núcleo urbano de algo más de 1.200 habitantes), Itaka-Escolapios es responsable de una escuela, un comedor infantil y un internado. Estos recursos en un municipio en el que cerca de la mitad de la población es menor de edad pretenden garantizar una educación de calidad a quienes menos tienen. Algunos índices como el de desnutrición, ingresos, mortalidad o analfabetismo han llegado a situar a este municipio en niveles similares a los del África Subsahariana.

Uncia es un municipio  del departamento de Potosí, con más de 25.000  habitantes que centra su economía en la agricultura de subsistencia de pequeñas parcelas y pastoreo. Principalmente se cultiva trigo y papa, con índices de producción muy bajos e irregulares por la dispersión e irregularidad de las lluvias. Se trata de unos de los municipios más pobres del país, ocupando el puesto 282 (sobre 314) según el último índice de desarrollo humano municipal de Bolivia. En esta realidad Itaka-Escolapios gestiona un internado que garantiza una educación de calidad a los niños más pobres y alejados del municipio.

A más de 3.000 m de altitud se sitúa Cocapata, municipio en el que una escuela y un internado facilitan la educación de niños y niñas alejados del pueblo con recorridos de más de 5 horas a pie. Una economía centrada en la actividad agropecuaria de subsistencia sitúa al municipio en el puesto 294 (de 314) casi al final de la lista de municipios que recoge el índice de Desarrollo Humano Municipal del país.

OTRAS REALIDADES

A las afueras de Bata, capital de Guinea, en el barrio de Ekobenam existe una escuela de primara y secundaria de las Escuelas Pías. Itaka-Escolapios inicia su presencia, en este barrio humilde de la capital guineana, con el reto de apoyar la ampliación del centro educativo. Ekobenam es un barrio en fuerte crecimiento, con alto índice de paro, muchos niños en edad escolar sin ofertas educativas.

En República Dominicana la presencia de los Escolapios es muy diversa. Barrios periféricos como Cucama, Cumayasa, Villareal, Brisas del Mar, María Trinidad Sánchez o La Puya cuentan con centros comunales, bibliotecas, dispensarios médicos y parroquias que garantizan una educación integral de los niños/as y jóvenes.

En Nicaragua en el barrio de Sutiaba de la ciudad de León donde reside una población indígena en precarias condiciones, la Orden de las Escuelas Pías gestiona un colegio y un centro cultural que posibilitan y refuerzan la labor educativa de los niños y niñas más desfavorecidos.