ITAKA – ESCOLAPIOS… ES UN GRAN REGALO

1regalo

No debemos olvidar nunca que la Red Itaka – Escolapios es un regalo, un gran tesoro, para quienes tienen la suerte de descubrirla y disfutarla: los religiosos escolapios, los miembros de la Fraternidad, las personas voluntarias y profesionales que la hacen posible, los socios colaboradores, los destinatarios de las decenas de proyectos, el entorno donde se desarrolla su misión…
Tenemos que agradecer este don a Dios, a Calasanz, a todas las personas que hacen (hacemos) posible este regalo a la humanidad.