Noticias

ALFABETIZACIÓN Y RESPUESTA A PERSONAS SIN HOGAR

Ojalá es el nombre del programa de alfabetización de inmigrantes que se lleva a cabo en Bilbao (también en otras ciudades) y Ojalá-Txiki es el proyecto de atención a los niños y niñas mientras su padres están en las clases.

Actualmente están participando 72 mujeres y 168 hombres en las clases de castellano, con otras 172 personas en lista de espera, y 10 niñas y 11 niños en Ojalá-Txiki. Contamos con alrededor de 170 personas voluntarias.

Además, los viernes ofrecemos a los alumnos y alumnas otras actividades: Ojalá que llueva café (clases de conversación en un ambiente más distendido, compartiendo café y té), alfabetización informática e iniciación al euskera.

Nos gustaría seguir creciendo para poder reducir la lista de espera, por ello os animamos a participar como voluntarias en cualquiera de las actividades que ofertamos.

Servicio de orientación y entrega de ropa. Más allá de las clases, con el tiempo se han ido detectando otras necesidades de nuestros alumnos y alumnas. Actualmente alrededor de 50 participantes de Ojalá se encuentran en situación de calle. Nos hemos puesto en contacto con los servicios municipales y aunque está previsto que los albergues invernales abran en próximas fechas, no van a poder atender a todos. Por esta razón, necesitamos: ropa de abrigo, botas, sacos de dormir, paraguas… y demás artículos de invierno.

Además, hemos habilitado un vestuario para que aquellos alumnos que lo necesiten se puedan duchar y dejar sus cosas. Por otro lado, como novedad este curso, el bar Bistrot está donando los pintxos que le sobran cada día para que se puedan aprovechar como desayuno para aquellas personas de Ojalá que lo necesiten.

Epeletan (casas de acogida de Itaka – Escolapios) y otros alojamientos de vida independiente con los que estamos dando respuesta a 10 jóvenes en nuestro albergue y a otros 6 desde el piso de semiautonomía. Estamos buscando más pisos para las personas con las que estamos trabajando y que se encuentran con especiales dificultades para poder acceder a una vivienda adecuada y asequible.

Como veis,  son muchas las necesidades y también muchas las peticiones. Pero también son muchas las fuerzas que tenemos y las necesidades a las que vamos dando respuesta entre todas y todos. Os agradecemos de antemano la disponibilidad y la implicación en este proyecto, que solo puede salir adelante (e incluso seguir creciendo y llegando a más gente) gracias al impulso de las personas responsables, voluntarias, miembros de la fraternidad y destinatarias de los distintos proyectos de Itaka.